Se trata de que te muestres segura y de que, si en verdad quieres ligarte a tu crush, no seas nadie más que tú.

 

Cuando te gusta mucho una persona, los nervios te traicionan la mayoría de las veces, así como la emoción y toda esa alteración que sientes cada vez que lo ves. Peor cuando se acerca a ti y te hace la plática, sientes cómo tu sangre hierve y sube por todo tu cuerpo, cuidas no decir nada incoherente, escupir, tener un moco, lo que sea, pero muchas veces es una misión fallida.

 

Primero debes mantener la calma. No es la hora de tu muerte… aún. Existen unos cuantos errores que debes evitar para que tu ligue no termine siendo un asco. No son nada del otro mundo, se trata de que te muestres segura y de que, si en verdad quieres ligarte a tu crush, no seas nadie más que tú.

 

  1. Mentir

Si crees que diciendo que te gusta todo lo que le gusta a la otra persona vas a gustarle, estás en un gran error. Lo mejor es que te muestres tal cual eres y seas sincera con él, pero sobre todo lo seas contigo porque en cualquier momento puede darse cuenta de tus mentiras. No intentes ser alguien que no eres.

 

  1. Mostrar más interés del indicado

Sí, es verdad que cuando te gusta una persona, quieres demostrar que te interesa y que se dé cuenta de que te inquieta. El problema es cuando haces esto en exceso, pues puede haber atrevimientos que lo “asusten” por el poco tiempo que llevan conociéndose. No le hagas todos los cumplidos que se te ocurran en su primera cita, llévalo con calma.

 

  1. No confiar en ti

Si eres una persona insegura lo notará a kilómetros de distancia, y esto hará que pierdas lo atractivo. Así que si quieres conquistarlo, lo mejor es que estés segura de ti misma y verás cómo todo va a fluir con naturaleza y saldrá mucho mejor.

 

  1. Tener escasos temas de conversación

Es importante que recuerdes que la primera conversación que tienes con la persona que te gusta es la más esencial, pues es la clave de si habrá otra cita o no.

 

  1. Que tu outfit no sea el indicado

Elige ropa con con la que te sientas cómoda y que esté apta al lugar y a la situación. Teniendo el outfit perfecto, te sentirás mucho más cómoda y segura.