Como mamá, una de tus prioridades es que tu hijo cuente con las herramientas necesarias para afrontar y desarrollarse exitosamente en la vida. Desde saber qué hacer en caso de peligro, hasta tener la capacidad de tomar decisiones y defender sus puntos de vista.

 

Una excelente manera de fomentar su confianza y su capacidad de tomar decisiones, es con una acción súper sencilla: dejarlo escoger su ropa.

 

Toma de decisiones

 

Diariamente tomamos decisiones, desde las más sencillas como qué vamos a desayunar, hasta las que cambian nuestra vida como escoger nuestra licenciatura. Esta capacidad de elegir y tomar decisiones se desarrolla desde que somos pequeños.

 

De acuerdo con la Universidad de Illinois, en general los niños de edad preescolar, de 3 a 5 años, cuentan con el desarrollo intelectual necesario con el que son más conscientes de su entorno y de las elecciones que los hacen sentir más cómodos y felices.

 

Dejarlo escoger su ropa potenciará este desarrollo intelectual y lo ayudará a tener una mayor consciencia sobre las elecciones que puede tener.

 

Ayúdalo

 

Para empezar, puedes presentarle varias opciones de ropa y dejarlo escoger entre ellas. Coméntale a dónde van a ir y las actividades que podrá realizar en ese lugar. Así tendrá un contexto y mayores posibilidades de seleccionar las prendas con las que se sienta más cómodo y pueda moverse con libertad.

 

Darle el poder de elección le permitirá a tu pequeño a pensar qué es lo que quiere. Además, esto le ayudará a desarrollar una mayor consciencia de que puede tomar decisiones, lo cual se convierte en un paso importante en su viaje hacia la independencia.

 

 

Apoya su independencia

 

Durante la edad preescolar (3-5 años) los niños buscan establecerse por sí mismos separados de sus padres, es decir, buscan su independencia. Gracias a que tienen mayor motricidad y conocimiento del mundo que los rodea, así como un mejor lenguaje, pueden expresar sus necesidades y deseos.

 

Cuando lo dejas elegir su ropa, apoyas su independencia. De acuerdo con el Departamento de Educación de California durante estos años los niños necesitan explorar el mundo y conocer sus límites. Esto no quiere decir que lo vas a dejar hacer todo lo que quiera, más bien brindarle un espacio propio mientras estableces límites razonables que procuren su protección.

 

Por ejemplo, si van a ir a una excursión en la montaña y tu pequeño quiere utilizar un traje de baño, debes explicarle por qué no es la mejor opción, así como el riesgo que tiene de contraer su resfriado si así lo hace. Conocer este tipo de consecuencias le puede ayudar a tener una mayor consciencia de la importancia de sus decisiones.

 

Refuerzas su autoestima

 

Cuando tu pequeño tiene la posibilidad de escoger su ropa refuerzas su autoestima. Tu hijo se va a sentir escuchado y notará que su opinión y necesidades son tomadas en cuenta.

 

Asimismo, sentirse respetado y valorado le ayudará a tener más confianza en sí mismo. Permitirle este tipo de decisiones le hará sentirse seguro y competente.

 

Lo haces más responsable

 

Los niños de cinco y seis años son más conscientes de su entorno y de la importancia que tiene su toma de decisiones, es por ello que pueden desarrollar un sentido más amplio de responsabilidad.

 

Elegir sobre qué ropa utilizará lo puede ayudar a ser más responsable sobre su cuerpo e imagen. Mientras toma este tipo de decisiones, el pequeño estimula su cerebro con base en el conocimiento que tiene del mundo.

 

Por ejemplo, sabrá que si el clima es lluvioso unas botas de lluvia le mantendrán sus pies secos e incluso podrá divertirse en los charcos sin mojarse sus piecitos.

 

Por último, de acuerdo a un estudio publicado en la revista científica Current Opinion in Behavioral Sciences, el desarrollo neurocognitivo y el aprendizaje en la infancia están ligados a la toma de decisiones. Apoya a tu hijo y permítele tener un mayor control sobre pequeños aspectos de su vida.